Curador de contenidos digitales


El curador de contenidos digitales busca, elige y presenta elementos informativos de la web, lo cual es realmente útil para filtrar la gran masa de información que existe en la actualidad, por tanto se vuelve en un experto que ayuda a determinar conocimientos valiosos, en otras palabras, el curador es el editor que elige no sólo artículos y presentaciones, sino los tweets, fragmentos, fotografías o videos de mayor sentido a su juicio y experticia.

El rol de curador de contenidos puede ser ejecutado por personas que tienen una capacidad de discernimiento elevado sobre uno o varios temas de los cuales se encuentra en constante investigación y que le permite destilar la información. La curaduría puede recurrir a los algoritmos, a la web semántica y a la inteligencia artificial para ofrecernos un contenido susceptible de cautivarnos más, pero resulta mucho mejor cuando se beneficia de la capacidad humana, porque el ser humano anticipa, arriesga, tiene visión de conjunto, aprecia el valor de las cosas independientemente del tráfico que suscitan.

La curaduría ya tiene su libro: “Curation Nation. How to Win in a World Where Consumers are Creators” (“Nación de curadores. Cómo ganar en un mundo donde los consumidores son creadores”), de Steven Rosenbaum, el cual destaca, por ejemplo, que la curaduría se halla en el corazón de éxitos recientes como el Huffington Post, que ya le pisa los talones al New York Times. Tiende, sin embargo a caer en un entusiasmo tecnófilo excesivo al abundar sobre la pretendida existencia de una “clase de curadores” o de los “milagros de la curaduría”. A ojos de Rosenbaum, todo se vuelve curaduría. Las comunidades sirven para curar contenido. Hasta las empresas, o mejor dicho las marcas -“the brands”-, han de transformarse en medios y, por lo tanto, en espacio de “curaduría” de sus propios clientes gracias al contenido que juntos publican y presentan en la web.

Finalmente es importante mencionar que curar contenido es “de cierta manera” compartirlo, resultando interesante quien lo hace en voz propia, quien revela su propia “estrategia de contenido”. Compartir es la base de la participación, y el gesto implica una suerte de creación, al modo del collage o del arte posmoderno. El éxito del concepto en el mundo digital procede de dos dimensiones de la web: la posibilidad de enlazar fragmentos de información y la facultad de copiar ad infinitum sin alterar el original.

Publicado en el Diario El Universal.

Lunes, 10 de octubre de 2011.

URL: http://www.eluniversal.com/opinion/111010/curador-de-contenidos-digitales

Anuncios